La aplicación de la inteligencia artificial en los negocios

 

Cuando se habla de tendencias, es prácticamente imposible no mencionar la inteligencia artificial (IA) en los negocios.

 

Muchos aún asocian el uso de máquinas que buscan simular el comportamiento humano a las películas de ciencia ficción; pero esta es una realidad cada vez más cercana en el mundo real. Especialmente en las empresas. La investigación de Mercados y Mercados estima que se espera que las inversiones en tecnologías de IA alcancen los $ 191 mil millones para 2025.

 

Mitos y realidades de la IA

Son muchos los beneficios que la inteligencia artificial puede aportar a las empresas, tales como:

Pese a ello, todavía hay mucho miedo en el mercado y por parte de algunos profesionales a que las máquinas sustituyan a las personas, principalmente, en las funciones de rutinas más físicas y cognitivas. O, incluso, miedo a no saber cómo lidiar con estas nuevas herramientas.

Tal miedo es consistente con el nivel de sofisticación de estas tecnologías. Sin embargo, no hay consenso sobre el potencial de reemplazar la fuerza laboral humana con máquinas. Algunas encuestas incluso indican que los trabajadores no deberían preocuparse.

 

La Inteligencia Artificial en los negocios

Un estudio de los investigadores estadounidenses Melanie Arntz, Terry Gregory y Ulrich Zierahn, publicado en 2016, estimó que este potencial de reemplazo sería solo del 9%. Por el contrario, un dato de junio de 2019, publicado por la consultora McKinsey, apunta a un equilibrio de puestos de trabajo con la adopción de la inteligencia artificial. Sería el 20% de las pérdidas para 2030, con ganancias en la misma proporción.

La escritora estadounidense Rhonda Scharf es una de las defensoras de la tesis de que el avance de estas tecnologías será más beneficioso que perjudicial para el mercado laboral. En el libro “Alexa está robando su trabajo: el impacto de la inteligencia artificial en su futuro”; predice cómo los profesionales deben interactuar con la inteligencia artificial en el futuro.

Según la escritora, el inevitable avance de la IA dará lugar a demandas de tres tipos principales de profesionales en las empresas. Ellos son:

  • Entrenadores, que deben enseñar a las máquinas qué hacer.
  • Explicadores, que ayudarán a las personas a comprender el comportamiento de las máquinas.
  • Simpatizantes, que serán los responsables de garantizar el funcionamiento seguro y responsable de las tecnologías.

Finalmente, es demasiado pronto para trazar una imagen precisa del impacto que estos cambios tendrán en el mercado y las profesiones. La única certeza es que estamos ante un cambio de escenario. Al igual que con la revolución industrial y el comienzo de la era digital, quienes logren adaptarse e identificar nuevas oportunidades lo harán mejor en esta nueva era.

Por otro lado, si quieres saber cómo puede ayudar la IA en tu negocio, te recomendamos esta entrada.

Fuente: periódico O Tempo